San Romero: Luz y guía del pueblo salvadoreño

“El pueblo salvadoreño celebra la canonización de Monseñor Oscar Arnulfo Romero y Galdámez por ser nuestro primer Santo, en quien reconocemos su espiritualidad reflejada en cada uno de los milagros manifestados por la feligresía”, expresa el pronunciamiento público emitido por la Asamblea Legislativa.

A iniciativa del FMLN, el pleno legislativo avaló el pronunciamiento en ocasión de la ceremonia de canonización del Beato Romero, el próximo 14 de octubre en Roma, Italia.

En representación de nuestra fracción legislativa la diputada Dina Argueta y los diputados Damián Alegría y Carlos Ruíz, manifestaron su alegría y agradecimiento al resto de partidos políticos por acompañar la solicitud. “Que San Romero sea esa luz, que San Romero guíe al pueblo salvadoreño, ese pueblo que necesita seguir avanzando en las transformaciones sociales” mencionó nuestra diputada Argueta.

“Monseñor Romero es el más grande patriota, que tuvo la capacidad de llevar tranquilidad en los momentos más difíciles. Hoy no sólo El Salvador, sino todo el mundo le reconoce su entrega, su lucha por los pobres, por los descalzos, a ese ser que sacrificó su vida por los desprotegidos”, destacó nuestro diputado Carlos Ruiz.

Por su parte, el diputado Damián Alegría enfatizó la lucha de nuestro Santo por la justicia social, su denuncia contra la injusticia, la violación a los derechos humanos y la represión contra el pueblo. “Su legado vive en el pueblo salvadoreño”, resaltó.

El 14 de octubre el pueblo salvadoreño será testigo de la canonización de Monseñor Óscar Arnulfo Romero, a llevarse a cabo en la basílica de San Pedro de Roma, situada en la ciudad del Vaticano, San Romero de América llevó un mensaje esperanzador de vida para toda la población especialmente a los más necesitados, habiéndose caracterizado por su manifestación pública permanente en contra de las desigualdades y su solidaridad hacia las víctimas de la violencia política del país; considerándosele dentro de la iglesia católica, como un obispo que defendía la «opción preferencial por los pobres», afirmando en una de sus homilías, que: «La misión de la Iglesia es identificarse con los pobres, así la Iglesia encuentra su salvación».

SUBIR